martes, 26 de agosto de 2008

CRÓNICA DE UNA GLORIA ANUNCIADA (Un poeta cubano en Medellín)


Manuel García Verdecia

Lorca quiso ir a Santiago, yo a Medellín. Tanto me habían hablado del afiebrado encuentro de poema y abrazos, de palabras y regocijo, que me roía la espinosa ansia. Trabajé años con callado denuedo y, cuando logré un cuaderno que creí decoroso, con absoluta alevosía lo lancé a la diana de mi sola oportunidad. Y lo conseguí.

Medellín anda por los cielos. Allí todo transcurre en alturas, como si le acariciaras el vientre a Dios. Cuando llegas al aeropuerto de Río Negro, en medio del más despampanante verdor (¡yo que creía a mi isla tan verde!), comienzas un inacabable descenso de vértigo, que los heroicos jóvenes aprovechan para amansarlo en patinetas. Circundados de paños de flores (a unas amarillas las llaman “ojos de poeta”, escuchen) y musculosos árboles, con eventuales tramos de deslaves, que hablan de la reiterada presencia de la lluvia y del obstinado duelo del Espíritu de la Montaña por recobrar sus predios, serpea el grafito de la carretera. De momento se abre, como el cáliz de una pantagruélica flor, la ciudad, que saca su nariz aún a 1 500 metros por encima del mar. Es un ánfora entre cerros, roja en contraste con el espeso esmeralda de la vegetación, rojez de tanto ladrillo que escala hormigueante por cada ladera.

El centro de la ciudad, donde se alza el Hotel Nutibara, cuartel general de los poetas, es gris pétreo, en una solidez solo mecida por el numeroso tráfago de sus habitantes. Sin embargo, esa pesantez se aligera y torna graciosa por las insólitas criaturas que reciben en la Plaza Botero. Enormes, desbordadas criaturas que ha forjado el artista para enamorar a su pueblo. Un temblor de iniciado me sacude, nunca había visto de cerca sus obras. Ahora no solo camino entre ellas, sumando su admiración mi compatriota Alex Feites, sino que las olfateo, las palpo, casi las saboreo. La gente parece saber su significación pues las figuras nunca están solas. Las parejas se acurrucan al lado de ellas, llevan a sus críos allí, se sacan fotos, con una emoción devota. Frente a la Plaza está el Museo de Antioquia. Este guarda para gozo público la colección regalada por el artista, tanto de sus propias obras como de otras, agasajo de artistas amigos. Ente piezas de Rauschemberg, Matta y otros expresionistas americanos abre su obscena boca roja un pájaro de Lam, para nuestro regocijo. Me percato de que para entender a Botero hay que venir a este país de libidinoso verdor, titánicas montañas, hembras de ojos brujos y frutos despampanantes. Es como si la mayor fertilidad de la tierra rompiera por este punto del orbe. Ese candor gozoso, esa opulencia dadivosa, ese risueño desborde, no pueden surgir sino de una vitalidad y una simpatía bebidas en el pecho materno.

La poesía no solo palpita en la convocatoria que nos reúne en esta torre de Babel ansiosa por hablarle a Dios. Se agita en el aire, la turbación, el magnetismo que anima la ciudad. Está en la amorosa comunión de sus gentes, atentas y sonrientes que nos reciben y hacen sentir “amañados”. Está igual en las cosas que hacen y en los sitios que levantan. Nos encanta el Parque de los Deseos, en cuya inclinada planicie los concurrentes se echan para procurar algún deseo de las estrellas que caen en la honda noche. También se percibe en la gracia de la Guía Turística que explica todo puntualmente como si nos acariciara y nos descubre el misterio de los pies descalzos, la cifra de músculos que logran el beso o la electricidad que ocultan los limones. A esto último, el dream team de reidores que formamos Chiqui Vicioso, dominicana, José Zuleta, colombiano, Benjamín Chávez, boliviano, Alex y el que ahora recuerda, armamos un fabuloso árbol de navidad con el limonero de la madre de Chiqui y nos burlamos del desafuero del costarricense que aún pretende sacarles limonada a los explotados frutos. La hallamos en el Parque de los Pies Descalzos, ocurrencia genial que permite vivir por los pies las texturas de la Madre Tierra y hasta aproximarse a lo que experimenta un invidente al transitar entre tocones con los ojos cerrados, a lo que se atreven solo Chiqui y Alex. Sin embargo, la poesía palpita, sobre todo, en el multitudinario público que recibe ávido nuestras lecturas.

El Festival abrió su voz al mundo el sábado 5 de julio, a las cuatro de una tarde gris y húmeda, como un otoño adversamente anticipado, en el anfiteatro del Cerro Nutibara. Este consiste en unas gradas que rodean con su abrazo un escenario al fondo donde nos sentamos los poetas. Las gradas de concreto, forradas de verdísima yerba, están custodiadas por altos árboles vigilantes. Al arribar los poetas ya casi estaba de bote el espacio, pero aún por sus escaleras bajaban, en riada constante, más participantes. La mayoría eran jóvenes, sobre todo parejas, en un aluvión gozoso. Rompió por el mensaje viril de Fernando Rendón, principal organizador, disconforme con la indiferencia de ciertos medios y la negativa oficial a reconocerle carácter patrimonial al acontecimiento que revirtiera el renombre de la ciudad, desde los antros del narcocrimen a las cimas jubilosas de la poesía. Después seguiría el concierto de voces. En disímiles lenguas, respetuosamente vertidas al español, en distintas maneras y con los más variopintos temas, se desovilló la bíblica lectura. Las horas se fueron tejiendo con los versos, en un rosario de nutrida belleza. Llegó la lluvia, no impertinente solo familiar, para reafirmar el acto poético, pues ¿qué poesía desconoce la lluvia? Se estrecharon más las parejas, se acercaron más los extraños, compartieron paraguas y hules, corroborando que la experiencia poética es ámbito de solidaridad. Nadie se retiró. Imantados, oían por los poros y las pupilas, se estremecían, exclamaban o reían, finalmente aplaudiendo delirantes y pidiendo más cuando se quedaban deseosos. No cabía en mi cuerpo de tan maravillado. Fueron largas horas paladeadas. Al final no pude evitar ir al podio y dejar hablar mi corazón. Nosotros hemos traído los poemas, ustedes confirman la poesía, dije. Ustedes hacen que la posibilidad sea probable y el futuro presencia, ¡gracias, Medellín! Y pedí a los poetas que, de pie, aplaudiéramos agradecidos a quienes completaban nuestros poemas. Esa noche probé lo que sienten las estrellas de rock.

El domingo siguiente a la inauguración, me correspondió ir en el grupo que leería en Santa Elena. Fuimos escalando montañas, siempre rodeados del asombroso verde de la nutrida vegetación. Subíamos encaracoladamente, bordeando el vértigo, siempre subíamos, como si se tratara de leer para los ángeles. El pueblito es simplemente precioso, ciudad miniatura, con los sitios necesarios para dispendiar vida. Un pueblo ordenadito, colorido, orlado de flores y artesanías por doquier. Luego nos enteraríamos de que era el ombligo de lo que llaman silletería, el arte de presentar flores que se llevan en la silla que hace mucho, colonizados, cargaba el mineral. Luminosa metamorfosis. Nos condujeron al edificio de gobierno, en cuyo portal leeríamos. Había allí unas mesas dispuestas, un equipo de audio y una persona que nos recibía con una sonrisa. Alex, con el humor atómico que blande casi continuamente, se me acerca, “Manolo, ¿contra quién vamos a leer?” “Será contra nosotros mismos”, respondí ante el despoblado panorama mientras nos carcajeamos, paseando nuestra incredulidad por entre los puestos de comidas y artesanías.

A las cuatro sentimos que los altoparlantes nos convocaban a leer y, con la pesadez de la desconfianza, nos acercamos al portal. No habíamos terminado de asentar las nalgas y comprobamos – ¡oh, magia inefable!– que se había colmado el espacio abierto ante nosotros. No solo leímos ante un público atentamente numeroso sino cómplice por demás, incluido un perro que tuvo una ligera inclinación por la lectura de Alex, lo que muestra que algunos canes suelen saber más de la cuenta. Al final pidieron más poemas, vinieron a tener nuestros autógrafos (¡ah, Vanidad, una gota tuya siempre endulza!), invitaron al “tinto”, el infaltable café colombiano, se sacaron fotos con nosotros y hasta nos regalaron ramos de ruda, “que da buena energía” y lógicamente la aceptamos, no hay que tentar la fatalidad. Mientras regresábamos, exultantes, encomiando tan gozosa ocasión, nos decíamos que aquello no podía ser casual.

La siguiente oportunidad para el asombro fue la lectura en el Teatro de la Universidad de Antioquia. Abriéndonos paso por un campus que semejaba un descomunal parqueo, un dédalo de incontables autos y motos, arribamos a un edificio apacible. Solo que al frente se extraviaba una larguísima fila de jóvenes que mi costumbre no supo asociar con nosotros. Pero, una vez que nos adentraron en el local, abrieron las puertas y la larguísima cola de aquel cometa de júbilo inundó el teatro. Sentados frente a un repleto patio de butacas, procedimos a leer. Hubo una recepción cálida, minuciosa, refleja. De nuevo los aplausos nutridos, los gestos aprobatorios, las exclamaciones confirmativas. Al final se formaron colas ante la mesa para que firmáramos las memorias, o un cuaderno o una simple hoja. Algunos ya nos habían oído leer y comentaban algún que otro texto, pues con los días pudimos comprobar que cuando se enamoran de un poeta lo siguen con lealtad penelopiana. Incluso no solo pedían firmas, sino que regalaban sueltos con poemas, dibujos y aún unas semillas para cultivos totalmente orgánicos, logradas por ellos. A mí una pareja se me acercó a regalarme unas vibrantes mariposas, dibujadas de sus manos, con toda la delicadeza de su vuelo. El incidente que nos devolvió a este planeta fue que, como se alargaba el tiempo de firmas y pequeñas entrevistas, los custodios se pusieron ansiosos porque querían acabar, así que, tras un par de señas, nos apagaron implacablemente los focos. Terminamos de firmar adivinando a oscuras. Verificamos que los custodios son una misma raza dondequiera, con una carencia genética para el buen humor y absoluta fobia por la poesía.

El Quinteto de Cuerdas (Chiqui, Alex, Benjamín, José y este escribidor), entre mil irreverentes chistes y jaranas, así cumplíamos uno y otro compromiso no acabábamos de descender del Aconcagua de nuestra admiración. Y es que ante cada pasada sorpresa, te sorprendía una inédita aún más desconcertante. Les cuento de lo que aconteció a Chiqui, Benjamín, el alemán Gerhard Falkner y el tulipanés, digo, holandés, Arjen Duinker. Nos dijeron que leeríamos en Barrancabermejas, lo cual no nos decía nada, y nos fletaron en par de aviones hasta las orillas terracota del Magdalena. Teníamos un resquemor incontrolable, pues nos habían dicho que el lugar era caliente, lo que entendimos como de alta temperatura, a lo que Chiqui y yo nos reímos pues soportamos comúnmente los treinta y pico de grados. Pero alguien se encargó de malignamente aclararnos que no se trataba de esa temperatura, sino de los excesos de las huestes paramilitares. Sin embargo nos hicimos a la idea, en fin que los poetas asumimos el destino como el poema que aún nos falta por escribir, quizás el mejor. Al llegar al aeropuerto, muy vigilado, como en el poema, nadie nos estaba esperando. Así que entretuvimos los minutos jugando a la ruleta rusa de nuestro porvenir inmediato. La risa suele ser un noble escondite para el miedo. Ya nos adaptábamos a recluirnos en el aeropuerto, cuando arribó, sofocado, sudoroso pero sonriente, los brazos abiertos como la salvación, José Fernando, la persona que nos acogería en la ciudad, al que un tropiezo inesperado lo había retardado.

A partir de ese instante todo fue deleitoso alivio, como quien libera la vejiga tras horas de continencia. No dejamos incluso de exponerle nuestras dudas de supervivencia. Despreocúpense, nos dijo sonriente, y teníamos que creerlo, lo decía alguien que se la juega día a día. Hambrientos –tuvimos que salir antes del mediodía para coger el avión–, sin atrevernos a evidenciarlo por no faltar a la cortesía, tras dejar los bultos en el motel de trabajadores donde nos alojaron, nos encaminamos a nuestro deber. Nos condujeron a una pequeña plaza con gradas de cemento, ante las que se alzaba un podio con sillas, que, en definitiva nadie usó por estar más compenetrados. Detrás corría el río silencioso y pesado, como un fátum indiferente. En medio de este se alzaba, protector, el Cristo Petrolero, levantado en hormigón y acero por los propios obreros para halagar la buenaventura. Se nos unieron los poetas colombianos Catalina González, Federico Díaz-Granados y otro cuyo nombre pierdo entre tantas emociones. Leímos para un grupo de ciudadanos y poetas locales, en presencia del alcalde del sitio, cuyo cuerpo de seguridad nos daba cierto respiro, aunque alguien desconfió de su exigüidad y, sobre todo, del desparpajo como desatendían su cuidado para conversar y atender nuestra lectura, peligros del buen oficio. Chiqui leyó primero y luego Gerhard pues los entrevistarían para la televisión. En su poema, la dominicana invocaba ciertas deidades del panteón afro-caribeño, entre ellas a la diosa de las aguas. Nuestras sospechas se cumplieron casi de inmediato, con un espléndido aguacero que presenció el final de nuestro recital. Tuvimos que guarecernos ante unos magros bambúes, que dieron un toque budista a la tertulia.

Tarde en la noche llegó la cena. Pero pantagruélica, de bagre frito, vaca frita, patacones a lo Botero y cervezas. No hubo mucha sobremesa porque debíamos levantarnos con los gallos para la siguiente aventura. Siempre quedan cosas por ver. A las cuatro y media de la madrugada nos estábamos desperezando. Fuimos por el tinto reanimador y, cuando la de rosados dedos apenas mostraba sus uñas, cerca de las cinco y media, ya nos hallábamos ante el portón que da acceso a la refinería. En pie pero respetuosos, interesados, totalmente despiertos, tras una breve arenga y las debidas presentaciones, los obreros recibieron la lectura. Solo leer el último verso y nos condujeron hacia otra entrada cercana donde se agrupaban obreros temporales. Volvimos a leer ante un público religiosamente afirmativo y entusiasta. El sol nos sorprendió leyendo. Fue el primer desayuno poético de mi vida. Nunca pasó por mi mente hecha a las fiebres del imaginar el leer para nadie en horas tan brumosas. Pero ocurrió.

El Festival fue una escala multicolor de deslumbramientos. Constituyó una vasta posibilidad de conocimiento y relación, en los más variopintos matices: vivencial, geográfico, cultural, poético, humano. Además del hallazgo invaluable de un receptor ávido y filial, pudimos abrazarnos poetas de unos sesenta países y una veintena de lenguas. Accedimos a asuntos y estilos inquietantes, siempre posibles, incluso cuando no coincidían con el concepto o la tradición propia. Evito mencionar nombres para no crear celos y quebrantaduras en el ánimo de feliz amistad que dejó el Festival. Verificamos la amplitud de posibilidades para ejercer la poesía, con disímiles maneras de expresar y hasta actuar el poema. Por sus textos nos acercamos a la realidad de sus respectivos mundos, lo que nos prepara mejor para comprender y aceptar. Y, sobre todo, establecimos una dinámica camaraderil que nos hacía pensar en una suerte de Naciones Unidas para la Poesía, todos con el entusiasmo de la paz, la justicia y la belleza. Un país mordido rabiosamente por la violencia, de pronto nos encaraba a los mejores valores que salvan al ser humano. Nunca podremos agradecer suficientemente esto al Festival de Medellín y su increíble público.

Y así todo –excelencia frutal, exhuberancia vegetal, calidez de cicerones, vivacidad poética, desbordada presencia de Botero, simpatía humana– fluía a su desenlace grandioso. De nuevo el cerro Nutibara, de nuevo inundado río humano, de nuevo pechos y oídos expectantes, de nuevo el fluir de voces diversas, sumándose en el entramado de textos, un ancho y múltiple fresco que exponía el mundo. Otra vez, multitudinarios aplausos sentidos, la apoteosis de identificación y afecto. Cinco horas cuarenta minutos de poemas dichos en las varias lenguas de Babel. Cinco horas y tanto de diálogo armonizante. De tensiones y distensiones inteligentes y sensibles. ¡Qué maravilla! Imposible descabalgar del asombro. La realidad nos venció por exceso. La vida es mucho más de lo que vemos, incluso más de lo que deseamos ver. Estaba absolutamente en lo cierto Martí: yerran quienes creen que la fruta toda se queda en la cáscara. No les digo “Crean”, sino, “Vayan a Medellín”.

Holguín, 18 de julio al 3 de agosto, 2008

lunes, 25 de agosto de 2008

FREAK


F R E A K

PARA: Jorge Schultz,
John Jairo Guzmán Abella
y Gustavo Enrrique Ortíz Clavijo.



Si me vistiera de negro
de seda o terciopelo
en la cuadratura (coordenadas chatas de mi ciudad)...
Dirían que pertenezco a las falanges del fuego...
A las hordas levógiras del metal martilla-hielo

Si
los he visto murmurando a la salida de sus rituales fabriles.


Si me vistiera de rojo
Dirían que pertenezco a los estandartes oxidados de la hoz cegadora del trigo nuevo.
A los ejércitos de los valles del petróleo y el tungsteno
las hordas en fuego de los comuneros.

Si,
los he visto cuchicheando a la salida de sus ceremonias burocráticas.


Si me vistiera de azul índigo y celeste camisa
dirían por lo bajo, que milito en las filas de la nomenclatura de Batraxia.
Que pertenezco al club de los elementales de la republica de Grimoria, quienes ejercen sobre la madera mancillada en los congresos de Babelia-Babilonia.

Si,
Los he visto
blasfemando después de sus verná-culas confabulaciones


El disfraz del poeta
es su máscara y su estandarte
su mácula y su nimbada corona ...
(Dicen que el hábito no hace al monje
pero le hace sentir aireadas y frescas las peludas guevas)
Desde ahora en adelante...
Voy a vestirme como un mago de verde esmeralda
fetiche ritual de Oceanía
para levantar t-sunamis.
En mi cuello, raíces de manglares y bejucos amargos.
Mis venenos espesos, disueltos en la alquimia de los perfumes del mar y el sudor aceitoso de los dátiles.

Como un payaso juglar de Londres
paseándose por Picadilly Circus
Con un bate en la mano,
a la manier de los garçons de la Mechanic Orange.

Como un buda de bronce rojo
empotrado en la piedra solar del jardín estelar.
No me lleven inciensos, no me lleven frutillas,
ni estridencias de cobres, ni pan-de-re-tillas


Mis atuendos de ahora en adelante
Serán los de un fakir de Calcuta
cabellos de dromedario viejo
ajados-calcinados en las sedimentaciones de un sol kurdo.

Como un bailarín envenenado de Benín
dando su ultima función
frente a una concurrencia de muchachas narcotizadas.

Un dragón de la sociedad del barrio chino
(escamas de plata y aliento de opio helado).
Un pandillero de Berlín, motorizado
con su chaqueta de cuero, cerca a la muralla gris.

Me voy a vestir como un Beatnik blusero
cabellos de ergotina, piel de lluvia y arco iris
lanzando mi aullido de Camaleo-Trónic.

Como un viejo Nadador Nadaista de Medallo,
torcido y empelota en su ultima inmersión
en la verde bareta del ultimo verano...

Que me dejen con mis atuendos de gangster de Chicago reluciente en petrolero y vaselina, (mi poesía Thompson automática en bandolera).
Como un maquís del sur, en un viaje de hongos de fuego.
camouflage de adormideras- lianas - Ayahuasca y Yagé.

Miren... mis atuendos de Dragón y de quimera
Admiren... mis sedas de ornitorrincos y murciélagos
Aprecien... mi máscara de un Griffo de NNeoNN
Observen...Mis chaquetas de fuego pirotécnicas que estallan con el rocío de la madrugada y me dan un aire de gignol, de caradura-carnabalero, bohemio fallero.
Descubran mis corbatas de seda celeste;
se transforman en serpientes eróticas sobre los cuellos de las poetizas
–aprietan y no dejan hueso sano–.
Mis gabanes de conspirador de mayo del 68.
Sátiro Consumado del 69.
Mis zapatos italianos de metal elástico,
mis cordones de hule negro,
mis botines de anarquista cuchillero.
Mis pantaloncillos de peces plateados
(cámara de temperatura termo-barica regulada)
y guantes de cabritilla melódica para apretar el cuello de los burgueses
y uno que otro cangaceiro.

Mi chapka de oveja negra alérgica a la lana.
Con mi piel de burro eléctrico, durísima quijada,
Mondá de burujuano-petrolero
con mi porro arquetípico por los arrabales de miserabilália
dando traspiés de camaján rompe-muros
dejando un ruido de huellas que bailan bajo tambores iluminados.

Voy como luchador de cacht as can (larvatus prodeo)
rompiendo la calcárea cerviz de los genufléxos
sobre el ring de la ciudad perdida
detras de las murallas del silencio...
Voy como un viking del norte
contra las tribus de celtas, buhoneros y altaneros.

Lejano y tostado como un dogón de acantilado seco
contemplando la constelación
donde arde en azul, la estrella de Sirio.

Voy de camouflage urbano como un peleador del Bronx...
Como un camionero borracho de Madrid con su alijo de achís a 100 por la M-40.

Como un fanático del Walpurgis adentro de la Selva Negra
buscando la sangre de la doncella.
(Vampiro en la pálida
por sobredosis de hemoglobina virgen)
perdido en los bosques de Hulalúm...


Como un negro cimarrón
con sus amuletos y sus hiervas, para hacerme invisible en los bosques de Kingstown, de Matanzas, de Puerto Principe...


Como un nihil del sur.
Como un mago del norte.
Como un iroques de rojo tocado y cresta eléctrica que ondula bajo la luna
mi hacha
de silex, afilada y pesada
para lanzar al corazón del sol.

Con mi cerbatana de huesos de mamut.
Con mi pipa de jade, labrada por los atesanos de Cafarnaúm.

Como un reducidor de cabezas
armado de lanza y arco yaguaré
tatuado desde la punta de la nariz hasta el dedo gordo del pie (escóndanse predicadores y capuchinos, padrecitos de las casas).

Como un persa de las tropas de Alejandro
borracho
cubierto de langostas violetas, cruzando un Ëufrates cenagoso
bajo dos gordas concubinas de Mesopotamia.

Voy en fin, vestido en parafernalia de fuego y sangre
de luna y plata.
¿De qué otra forma se puede vestir
un poeta en tiempos de calendarios apocalípticos?
¿Para que no te pillen, para que no atrapen?
¿Para que no intenten domesticarte los burócratas de los ministerios?...
Para que no te clasifiquen y cosifiquen los de la rosca
de la pantomíma.

Esto no es pret a porte
Este no es asunto de victim fashioms
esto no es de pasarella
esto no es couture avant-garde...
esto no es para epater al burgues
esto es mi Mascarada y Carna-baal
Mi disfraz y camouflag
Mi estética y mi cantar...

Y cuando de verdad cante...
voy a tronar, a estallar, rocanrolear y a blusear
con saxofones de cobre y mercurio
con guitarras de bronce eléctrico
¡Sobre el cadáver verdoso
del gran Burundú Burundá!



OM/GARRATZ
DEL LIBRO INEDITO:
"Fetiches, Conjuros,
Pentagramas, Alucinaciones
En Las Tierras De Hulalúm".

jueves, 14 de agosto de 2008

GUSTAVO ORTIZ / SESIONES DE SOUL PARA UN EXTRAÑO


Una techumbre de lápidas
es el festín del silencio
que le quedan
a esos monjes oscuros
que me hablan
y se apiadan de mí
en una eterna condena.
******
Si creyeran en dios
saldrían perdiendo,
el tiempo es bastante pobre
para tales protocolos.
El limo de su cuello
guarda frases obscenas
como réquiem del otoño pasado.




Un extraño recorre las calles de Bogotá capital, le acompaña un duende melancólico y suicida. El poeta Gustavo Ortiz (SEUDÓNIMO: RODOLFO GARCIA L.) va con su valija de sueños y música hacia un territorio en donde solo el tiempo podrá reencontrarnos. Su poética elaborada y plasmada en mecanismos que parecieran imitar la relojería de un obstinado artesano suizo que busca el ritmo exacto, la metáfora precisa, unas veces, y otras, la cadencia musical liberada y perfecta en su vuelo de cobres, saxos, trompetas oxidadas y luminosas sobre los ventanales de la noche profunda. Esta, su obra, lo consagran hoy por hoy, como uno de los poetas más importantes de Colombia. Pese a su edad (poco menos de treinta años) este poeta, nos entrega en este poemario SESIONES DE SOUL poemas que nos acercan a territorios íntimos, en donde la soledad y el arte de los extraños, de los que caminan el lado salvaje de la vida bajo las sombras duras de la luna con su capa de smog citadino.

El poeta Gustavo Ortiz no es un poeta de imágenes falsas ni de talismanes etéreos, su arte esta grabado, repujado y labrado en los metales de un escudo funerario, una especie de armadura luminosa contra el tiempo, aquí en Griffos de NNeoNN hemos publicado anteriormente tres poemas; en esta oportunidad publicamos seis poemas ya que consideramos que su arte permanecerá por encima de vicisitudes temporales y su presencia será una Sesión de Soul dedicada a los extraños que viajan sobre la cuerda iridiscente de los malabaristas del fuego.

SECIONES DE SOUL


Rodolfo García L.



A Sandra Naranjo Pineda

y Adriana Maldonado.

A Maria Teresa, desde la otra orilla.




SOUL


Me desmiento día a día


como poeta


y solo soy una palabra.


Vivo de la decisión ajena de un poema


y el zureo de las palomas


picotea mi cadáver adormecido.


Sobre la piel de un violín


la baba de la derrota.


La soledad desconoce


que existo.




FESTÍN DEL SILENCIO
I.

Detrás de los telares

maniquíes decapitados

habitan el parque,

el aparente encierro

los ha librado del olvido,

celebran su siesta eterna

entre pétalos de pólvora dormida.

Sobre el espesor de la tarde

una sombra de mariposa

en los apolillados labios,

el insulto devastado del pasado

como una alegoría

ya seca.

El disparo estancado

entre las piezas solitarias

que laten

que beben

en la palabra

el deseo más oscuro.

Alguien los ha llamado hombres,

relojes averiados de dios,

nautas maltrechos

sobre la mortaja de un día

que arde sumiso.


II.

Tasajeador de escrituras

escrituras panes agrios

alimento mi derrota.

He guardado tantos muertos

en la empuñadura de mi boca

que apenas descifro

el último cielo.

Una flauta seducida

Roza mi abrupta piel,

Ventisca camaleónica

Sobre la guerra de mundos

Que son mis manos.

He renunciado a ser hombre

Y vivir cautivo

En la grafía de la soledad.

Una techumbre de lápidas

es el festín del silencio

que le quedan

a esos monjes oscuros

que me hablan

y se apiadan de mí

en una eterna condena.

La muerte es un derecho

para los que son memoria,

la muerte no me habla.




IRAK BLUES

La tienda de cenizas,

la calle quemada,

las nubes bronceadas de dolor,

la esquina del ruido

me enclava como a un profeta,

las noticias de los redentores

haciendo patria

no son buena miga de pan

para calmar el hambre.




BOULEVAR DE LOS SUEÑOS ROTOS
I.


Palpa la piedra,


con el aliento abre su cuerpo,


el extraño extrae la luz


de la concha del marasmo.


Sentado en la continuidad del mundo,


aspira huellas, paseantes,


desde el pórtico sin esperanza


pregona necedades.


Heridas de fonemas garzos


lavan cada párrafo de ciudad,


la pestañina de la tarde


se corre y se confunde


con los lagrimones de lluvia


de los que regresan,


aquellos que visten su sotana de viudo


en el pozo de la nocturnidad.


Las guirnaldas desvencijadas


marcan el preludio cinerario,


desde el boulevar de los sueños rotos


entintan el electrocardiograma


del día jueves:


En versos latinos,


en una salva de aplausos,


en una maraña de agobio.


II.


Cadalsos navegantes


florecen en las calles,


zurean las migajas de la noche,


infames voladoras


del insomnio de un poema,


nervaduras de ángeles caídos


erguidas sobre el viento.


Sabedor de su pena,


el último de mis hombres


resbala del techo de dios.


Cancela su cuota de amor


con la tarjeta de crédito


que guarda en la sombra


de su ojo izquierdo


donde la polvareda del tiempo


oxida boletos de invitación,


faldones de domingo,


máscaras de lluvia.


El ataúd desnudo de una mano


enciende los restos de una fiesta.


En la peña de la esquina,


sobre la ladera del destino,


guitarrones ejecutan sentenciados,


la revolución de las penumbras vibra.


III.


Los cansados escudos


se remojan en licor,


las palabras ladran inexactas


sobre el trapecio del deseo.


El sopor de la humanidad


se demarca en el roce,


en la abertura del vértigo


donde dos caen


sin saber sus nombres.


Si creyeran en dios


saldrían perdiendo,


el tiempo es bastante pobre


para tales protocolos.


El limo de su cuello


guarda frases obscenas


como réquiem del otoño pasado.


El revisa juicioso


el paso de los inquisidores.


Palpa la piedra,


con la tristeza extrae el beso,


el albacea del poema


cura las ampollas del destino.




COTIDIANA
A Lauren Mendinueta.

Las sílabas humean,


se cuela su costumbre


por los extractores


y las claraboyas sucias de la ciudad,


algo debe andar mal


en la cocina de la memoria.


En la ágora rancia


la corteza de la lluvia,


hiere tantas cosas,


incluso hasta la felicidad


de recordarla.

BACKSTAGE SOUL

Legend:

Let me to listen to something for the first time,

to say a word without history,

let me that this good-bye without memory,

they understand it as mindful good-bye

and not as profane intertext,

of tuesdays dreams,

lost tickets

and kissed songs.



Pictures that say something more:

Ariadna reading in the sands

the mathematical logic of the loneliness

read in her bitter myth

between the clock of the absence

and the ardent dampness of the caress,

this tomb of sands.

The thread is the rope or the liberation,

this way since

we can speak about Naxos or Pennsilvania.

Even the love can be sad in scene

or truth backstage.

miércoles, 6 de agosto de 2008

ALVARO MARIN /POEMAS


Álvaro Marin es un poeta caldense y colombiano en toda la extensión geográfica de su poesía. Participó en el pasado Festival Internacional de poesía de Medellín con una obra luminosa, veteada de elementos minerales y de botánica del dolor. Sus recorridos literarios por las cordilleras, los valles de las tierras bajas y los ríos en donde una tectónica abre grutas y filones a sus versos y una telúrica de peso se impone, haciendo ceder los elementos de las riveras de sus textos. En su poesía se puede percibir la lluvia y las granizadas, los derrumbes y los cataclismos de un país que en guerra trata de entonar un salmo de esperanza. Su arte poético, en algunos momentos, nos recuerda las marchas al exilio y la muerte de los próceres de nuestra republica (Bolívar) y otras veces nos narra, con la metódica observación de un botánico de la primera expedición, el deslumbramiento por una tierra que se niega a morir en el absurdo de la belleza y de la sangre. Una literatura de variados matices en donde al fondo se percibe un confrontación civil, un conflicto social y existencial que el poeta trata de abordar desde la estética de los hombres golpeados por el dolor, mas no vencidos. Poesía que en sus estructuras luminosas, nos traen la luz cegadora y la sombra tostada de nuestra martirizada patria.
Obra:
Jinete de sombras
La noche Líquida
La brújula no quiere marcar más el norte
Ha colaborado en :
Le monde diplomatique
periódicos “Desde Abajo” y “Periferia”
colabora permanentemente en la revista Cepa

Para la revista GRIFFOS una muestra de su trabajo: Un Ensayo y más abajo sus poemas

CAMBIAR EL MUNDO DESDE LA POESÍA
Una ola de poesía recorre el mundo, y a la embustera pregunta que indaga si el hombre es un ser para la muerte o para la vida, responde desde la imaginación y desde una realidad dolida: queremos crear un nuevo ser, un ser para la imaginación, para la justicia, para la celebración de la vida. Es un hecho que esta civilización en crisis está pidiendo respuestas que no pueden venir del mundo simplificado del hombre visto sólo como productor de objetos; hoy la necesidad humana, la sed de justicia, excede el sentido del hombre para la subsistencia. No queremos una vida solo para transformar la naturaleza, o para contemplarla de manera pasiva. Queremos una vida junto a la naturaleza, queremos un ser para la existencia y la defensa de la vida y la naturaleza, no un ser para la contemplación o el expolio.


Queremos un Movimiento poético compartido, con la manada humana, la colectividad. No el paso solitario del búfalo herido que se pudre en silencio, el individuo que echa a perder su tiempo en el solipsismo para irse a morir al patio trasero. Nuestra casa es la tierra y vamos a llenarla de poesía para espantar a la muerte, para conjurar el terror. Corriente arriba como los salmones que buscan el mayor grado de oxígeno, como los hombres y mujeres buscadores de luz. Vamos por el fuego que nos ha sido raptado, por la palabra justa, por el llamado a transformar el mundo y a cambiar la vida.


Vamos a llenar las calles de Colombia y el mundo de poesía y vamos a volver a sacralizar la vida. No es la guerra lo que llama a los creadores sino la defensa de la dignidad humana, el juego de las posibilidades, no la renuncia y el ensimismamiento. Vamos hacia la plenitud del mundo que se abre todos los días y vamos a empezar por nuestra propia aldea. Vamos a hacer del Movimiento un tambor, un gran tambor, el tambor resonante de nuestros corazones que se alista para el primer llamado.


CANCIÓN PARA ELIANA

Y tú, niña, no te quejas si el cielo oscurece.
Juegas a las lamparillas bajo una manta de sombras
bajo un cielo de alas negras. Y si el día arde,
y si los fogonazos de la guerra incendian el sol
sigues indiferente en el juego, en el no saber que el hombre
es un ser oscuro
que caza aves, que caza hombres.
Es mejor que no lo sepas. Yo quiero ser como tú
Yo quiero ignorar el país de los muertos,
donde un ave que pasa
puede ser el alma de un cuerpo segmentado.
El alma coja
De alguien que abandonó la tierra,
que trabajó la tierra,
que fue hundido
en la tierra.
¿Y por qué digo cosas tan tristes para una niña?
Porque la dureza ha fundado un imperio
Porque el juego de los niños ha sido suspendido
y de la selva huyen garzas con las alas en llamas.
Porque hablo desde el abismo.
Cosa terrible es hablar desde el abismo,
las palabras salen con tierra.
Yo excavo en mi aridez interior
hasta la más profunda de mis soledades,
hasta la soledad de ti.
Y sin embargo
hay una dulce gota
y una luz de azafrán en tus labios durmientes.
Tengo que confesar que estoy muerto,
estoy muerto, y canto. Te canto a ti niña, una dulce canción,
porque duermes, porque no entiendes todavía lo que pasa:
Sin el mediodía el infinito no es,
Sin la altura el espacio naufraga.
Recuerda Eliana la luz del sol
Es el reflejo de la luz de tus días
No hay muerte
Esas aves que surcan el cielo
Revuelan liberadas de tu risa.
Eres música y silencio
de la oscura tierra el color de las flores
del profundo misterio la claridad.
Dime si te gusta este ramo de girasoles
bajo el claro de luna.
También tu sombra es una niña
Que juega a ocultarse más allá del mar.
No hay muerte
Hay la llama que enciende los días
Las olas trazadas en la hoja
en donde te dibujas niña que ya no estás.
Regresas al silencio por un arco de estrellas
Aprendes, como querías,
El arte de danzar y volar al mismo tiempo.
Vuelves
Al sitio de donde venías con un ramo de luz
A espantar la luna de la muerte.
Eres la flor de una planta que en la tierra no crece
Cantas tus días en el lugar sin nombre.
Eliana, salva estos abismos
Huye de este frío que quiebra las alas
de las mariposas.
Los callados árboles te observan
Cómo pasas veloz en la danza del amanecer.
Navegas en el barco de vela que dibujas
Y lanzas una rosa de bengalas
Sobre esta noche oscura.
No hay muerte
Hay nube y árbol y pájaro en silencio
Hay la niña y la madre ocultadas,
no para siempre.
Sólo por esta noche.
Hay mariposa y sol
Cubiertos por la sombra
que será a su vez ocultada.
Ahora entiendo lo que es la luz
Que rompe en silencio la oscura dureza
Eres el árbol contra la niebla,
El ave contra la noche.
¿En dónde abres ahora tus alas de niña?
En dónde cantas y ríes ahora
Que forman cirios las nubes y
Se toman el aire crueles pájaros rojos.
Los cometas, y los peces de tinta
vienen preguntando por ti.
Dime, ahora qué les digo,
dime ahora dónde voy a encontrarte.
***
Mejor nos vamos que esta gente aquí no nos quiere,
sube a la bestia silenciosa de este tiempo.
Nos podemos perder entre sus pliegues,
por los escombros de una nave derribada
en cualquier fragmento de hojalata.
Huir por la hendidura del tiempo en el espacio,
entre las llamas del medio día o entre una herida del sol.
Montar a pelo el viento donde arrojamos la semilla,
por esa playa de Santa Marta por donde huyó el que aró en el mar.
Abandonar este abismo donde el sol muere,
huir de estas llamas que se agitan como el látigo
del tiempo perdido.
Colombia es una niña a quien todos atormentamos
el tiempo es el golpeteo de sus manos, y el sol una amenaza.
Hasta la niebla parece venir de abajo,
desde la oscura entraña de los holocaustos,
del fango y las lianas intransitables que nos acogen.
Ayer asesinaron, hoy es la fiesta,
la sangre es el verbo que se consuma.
¿Y acaso no hay otro lugar adónde ir?
No hay lugar.
Sólo existe esta herida: el cuerpo quebrado de la niña
como cáscara, como hueso de ave, como aire de nadie
como pájaro que ha perdido el poder del vuelo.
Y mi niña me pregunta cómo ha sido este día

entonces esquivo la respuesta con un juego de palabras
cualquier juego, todos jugamos a la nada.
Y sin embargo veo un frente de luz.
Y yo le digo que hoy
cuando el sol vetea el día con sus lanzas doradas
miramos el horizonte por infinitésima vez
en el viento cálido que traen los meses claros.
Cantamos para que la luz sea,
también la luz tiene su parentela.
La luz, ya se dijo, es hija de las palabras
pero también es hija del canto, y de la danza.
Cantamos para encender la llama al fondo de la noche.



Crónica del paso de la cordillera
(Fragmento)

Cabezas clavadas en las puntas de las lanzas
nos muestran que no somos los primeros
en intentar el paso de la piedra empinada.
La realidad es feroz, lo monstruoso domina
por el terror: la realidad pura, la estrecha realidad
de la muerte representada como cabeza lanceada
es una forma del terror.
Vamos, unos dormidos, otros sonámbulos;
otros deliran: “esta es la historia” dice el moribundo entre los brazos de su mujer, “esta es la historia,
es el paso de la cordillera en el año de 1819”.
Desvaría, el pobre delira.
Y alguien pregunta por los hombres talados,
por los cuerpos arrojados al río: es la mujer,
la fantasma loca, la esposa del supliciado.
¿Quién viaja por estas laderas de muerte?
Pasan los arrieros del viento
con sus recuas de mulas hacia la colina incendiada.
Las toscas medialunas de las herraduras
tachonan la noche de verdinegra melancolía:
mulas de fuego y mansedumbre,
mulas de grano y de arsenal,
monturas del relámpago, mulas de oro,
grises mulas de sombra y camisas sangrantes.

Bestias de dios en la procesión silenciosa,
en el misterio de no saber
hacia donde llevan nuestro cuerpo talado
como un tronco de árbol.
Cadáveres al lomo de la niebla
jinetean el páramo y la ardiente playa.
Y estas medialunas
relumbran sobre el pan amargo
y sobre las cuerdas reventadas
que los músicos ya no saben pulsar:
los dedos separados del pie,
los ojos ya fuera de sus cuencos.
Pasan los frutos desprendidos del árbol,
y es realmente el cuerpo de Colombia
el que pasa en andas
sobre el lomo de los caminantes
en la fiesta del Corpus




Crónica de las tierras bajas

Del río grande y generoso
salen ahora las canastillas de mimbre ya sin peces: el mimbre solo como las costillas de la res
bajo las alas negras de los zamuros.
Oscuras nubes persiguen la ceiba cargada de luz, pájaros incendiados vuelan de la casa en llamas
y cuando llega la noche
la obsidiana corta el cuello resplandeciente
de los venados.
Nacido de la mano del hombre el cuchillo desciende y en el asa trae las manos de vengativos dioses.
La creciente levanta grandes y pesadas piedras,
y baja de las altas montañas gruesos árboles
que se sumergen de pie en el mar;
pero en la ciudad
los desterrados son la espuma de la creciente, extrañados viven bajo el techo del cielo,
y tienen una niña que se llama luz,
un perro que se llama celeste
y un destino arrojado a las brasas del sol.


DESEO

Podría decir cielo de plata o luna azul
Pero esa no es mi voz
Y si dibujo una estrella es solo
Para ahuyentar mi sombra
Adivina de la noche descifra esta agua
Soy el mar solo acercándose a tus orillas solas
Y hoy quisiera hacer de mi voz un mar de luz
Para la sed de tu noche
Que mis pasos tengan la resonancia del alba
Cuando busco tu huella
Y no el abandono del sol suicidándose
Al final de la tarde
Que mis palabras sean un rumor de alas
Y en el momento de escribir la palabra amor surja
Una bandada de pájaros que silencie el ruido
De los huesos del aire
Y si es por la danza de mis aguas en la noche de tu cuerpo
Que el deseo nos devuelva la dulce y dolorosa memoria
Del paraíso perdido.



Álvaro Marín

martes, 5 de agosto de 2008

MIGUEL ILDEFONSO /POEMAS







Miguel Ildefonso

Uno de los poetas más complejos que se dieron cita en el pasado Festival internacional de Poesía de Medellín. Su escritura hermética, su imaginería medieval y postmoderna, aborda los metales cuchilleros de los bajos fondos, al igual que las ceremonias sinfónicas de los aquelarres urbanos, en donde toda filosofía y técnica se hunde, se desbarranca y muere. Como en la caída de la casa de Usher de Poe, sus textos nos llevan a adentrarnos en extrañas zonas de venenos ponzoñosos que ahogan la palabra y la voz. De allí no salimos indemnes, la persona o el lector que asuma la lectura de sus poemas, se encontrará con un poeta que da pocas concesiones a la anécdota; a lo sumo nos lleva narcotizados a sus territorios cabalísticos en donde se requiere de símbolos complejos, y rituales antiguos, de pieles de mujeres pálidas como lunas y empolvadas mejillas selenitas, que nos guiaran a la salida de sus laberintos.
Se de muchos que no regresaron y de otros que se perdieron adentro de sus metáforas, metálicas ánforas en donde los vinos luminosos nos dan la luz o la ceguera. Uno de los poetas más extraños y desconocidos hasta este festival y que hoy por hoy (para los que aprendimos a recorrer sus extrañas cartografías)uno de los mejores exponentes de un arte, que unas veces bordea los grados etílicos del ajenjo, y otras veces las frentes nimbadas y oxidadas en el oro quemado de los Ángeles caídos.

Nació en Lima, en 1970. Perteneció al grupo poético “Mundana Laetitia”. Ha publicado los libros de poesía: "Vestigios", "Canciones de un bar en la frontera", "Las ciudades fantasmas", "M.D.I.H.", "Heautontimoroumenos", "Los desmoronamientos sinfónicos" e "Himnos". También ha publicado el libro de relatos "El Paso". Acaba de publicar la novela “Hotel Lima”. Ha ganado muchos premios y publicado en importantes revistas de su país, y en antologías.
ong>


Aquí una muestra de su trabajo, exclusivo para GRIFFOS DE NNEONN


1
También cuando la noche toma el cuerpo de E.
En la hora digamos esta hora
Y un lugar se abre y es por ahí pienso
Por donde está
Salgo de mí por la ventana del cuarto
Y soy yo otra vez
Av. México dentro de la noche
Algunos me dejan tomar gratis al aire puro
_ el agua la piedra el fuego _
Cuando presencio la destrucción de esta ciudad desolada
Y unas rudas manos en el teclado sin tregua
Algunos temen la destrucción de los cuerpos
Me invitan a beber el fuego dentro de la noche
(Un cuerpo respira sus palabras
Huyen como ratas por la av. Tacna sobre el Rímac
Un puente cuida su sombra ahogada
Será un bulto ensangrentado magullado que canta
Entre la turbación y el espanto
O una criatura que duerme en la puerta de un cine
A la vista de las bestias de carnes rosadas
Et erat verbum istud adsconditum ab eis
Solitario como una piedra se aduerme en una banca
No ha visto el camino rutilante que hizo con sus pies
No ha sentido el fuego de sus piernas
Ni el amor de su muerte
Es un eco infinito atrapado en una palabra
Esa brisa de los vinos cuando la noche propicia la muerte
Trop de noms pour avoir un nom)
Los treinta arcos del hotel también sirven de moradas
Pero el escarnio y la ira de la luna no sirven
Con rencor las ratas cruzan sus miradas como dardos
Sus ojos son dorados y sus cuerpos son de ébano
Con incrustaciones de uñas rosadas
Ellas me señalan a su ídolo
Y esta está allí bajo el estruendo de los automóviles
Que escapan entre las piernas del edificio
Es un ídolo de barro recostado en un diván
Bebiendo la crisálida de lágrimas extasiándose
Las ratas recogen su excremento
Y traen bálsamos de rosas y oro
Las ratas recogen su excremento
Y traen bálsamos de rosas y oro
Las ratas recogen su excremento
Y traen báLsamos de rosas y oro…
Pero esta permanece huraña entre el zumbido de las moscas
Como una niña
A medida que avanzo se vuelve de marfil
Ornada de lumbres hasta hacerse vagaroza
Mientras que las ratas sobre ella extienden las palabras
Hasta delirios horrísonos
Las calles me dicen adónde tengo que ir
2
Agitados uno al lado de otro impalpables se tragan
Se abrazan se asesinan con dulzura de labios de palo y mora
Son árboles postes cosas jadeantes torturadas se miran
Y desechan sus ojos inútiles en la estulticia
A través de los cuadros se van deteniendo las palabras
La luz roja ¿es esto una ciudad? Un cuerpo cercenado
O una espada clavada en la tierra ella el suspiro
Y su sombra parda
Se reconocen en sus cuerpos y los aman
Besos incendios borrascosos cabellos cálidos abrazos
Gritos de lucha sofocados pechos sollozantes vientres
Confusión de ira penetraciones
De cuando en cuando yacen ocultos hormigueándose
Como dos mariposas enlazadas
Poros húmedos y húmeros que revientan burbujas
Cristales casas templos números
Ella toca una lira notas elevadas humo de sacrificios
Edificios elevados
La noche es un animal de placer que cruza los puentes
Una luz pálida se convierte en agua
Y Emilio corre a beberla mientras Elisa toca las ondas
Invisibles de los satélites
Hay alguien que hurga en la basura entre flores agonizando
Hedores de cemento calles subterráneas de un país sin nombre
Frente al mundo el deseo permanece
Ella se vuelve un aire violento que se estrella en las paredes
Sus ojos ruedan en una oscura senda de papeles
Y despiadadamente la asalta el silencio
El holocausto de la soledad sin palabras
Las palabras: solo palabras: carne en el fuego de muerte

3
(la charmeuse de serpents)
La noche nos junta con desdén
Nos encontramos con las manos
Tocamos el suave fuego de los huesos
Agitamos nuestras ropas cabellos
Los recuerdos saltan a un abismo
Nos besan las palabras
Como un libro habitando la tierra
El aire crece en nuestros pechos
Creemos en lo que hacemos
Un viento cae en nuestros vellos
Levantando nuestros poros
Que no dejan de soñar
“bend beeper upon me! I am here”
Nos detenemos frente a frente
Tratando de encontrar en los ojos
Lo que el mundo ha ocultado
Nos tendemos en la exacta dimensión
Las palabras retornarán a sus voces
El retorno solo retorna como Ulises
Como el agua de los ríos
Hacemos del retorno el goce de nuestros cuerpos
El palmoteo dulce que faltaba
“subdver, do not leave me!”
Azotamos nuestros sentidos lo no creado
De nuestras espaldas la música de angustia
El rumor de lágrimas el suspiro continuo
“only joy, only anguish”
Y nos convertimos en silencio
Color de la noche en la nada
El mundo pasa a través de nosotros
“take me, save me, soothe me, o spare me!”
Digo tu nombre y tú no respondes
Porque no te oiría además
Estás en mí y yo en ti
Y nos alejamos uno del otro
Estás sola y estoy solo y no estamos solos
En el mundo nadie está más solo
Y están solos
Donde comienza la noche
4
(“los días pasan yo me quedo”)
Yo he nacido en las calles que ya no existen
Aprendí a caminar en arduas jornadas
Mientras veía que otros caían como dardos
Y hubo un tiempo detrás de todo dolor
Un mar perdido en nuestros cuerpos enlazados
No en la soledad sino en una violenta noche
Cerraré por última vez esta puerta
Y cerraré la oscuridad para nuestros cuerpos
Uniré tu cuerpo al mío
Como una avenida embriagada de genuflexiones
Y mi corazón ha de ser un hueco en el cielo de Lima
5
Espesura de cabellos de la dulce crin de los vientos
Ad portas sus espaldas delgadas y rectas
Y sus palabras frescas como fresas nocturnas
Cruel del beso como la madrugada en el espasmo
Y condenados al sueño profundo a las lágrimas
Y nunca al amor
Mojaré mis ojos lánguidos
Y mis cabellos crispados
Y caminaré toda la noche
Por estas calles lúbricas donde crece la oscuridad
Como el primer amor
No existe nada más detrás de la noche
Y es que vivo el hastío en las palabras
De una máquina ciega que bebe sangre
Vivo de aquellos que vosotros desecháis
Palabras que en las noches de alejan
Con un cruel destello flamígero
Mientras una peste enloquecida devora
El papel virgen y silencioso
Camino para hurgar en la profundidad del cuerpo
De una prostituta
Y que ello sea la constancia
De que el viento no ha borrado las palabras
6
(av.Grau)
Porque la muerte susurra en las calles
Y esta quietud brumosa exhala olores
De un recuerdo aterido
Miraré el sexo de Lima
Y la penetraré toda
En Lima una avenida abarca la noche
Solloza algo resuenan palabras
Abro los ojos y la luna ha muerto
La avenida cubre la realidad del deseo
Como una vieja demente dice:
“yo regreso del mar todas las noches
y no busco nada”
Definitivamente esto ha terminado
En silencio solo se oye el hastío de mi sueño
El niño de barro vierte su ceniza
En los ojos del pasajero ciego
Arroja cadáveres como un río metálico
Y estos cadáveres se cuelgan de las ventanas
Como péndulos aferrados a la tierra
Dije que esto ha terminado
Pero ahora no sé en realidad qué fue aquello
Si no me comieran las moscas del tedio
Y del espanto podría seguir caminando solitario
En la medianoche de la noche
Sería estoico y extraño como un relámpago
Que corta al viento a la tierra y a la noche
Pero he sido embriagado por el sudor
De una magnolia y he bebido toda la miel
Que he podido comprar o hurtar
Y he sido feliz a los ojos de los torturados
Y los proscritos y he olvidado mi edad
En alguna escalera de algún hotel de Lima
La niebla lechosa engendra ángeles
Y en medio de este tropel yo reniego
Soy uno de esos condenados a la eterna llama
Del deseo
Estoy en la caída perfecta de los péndulos
Las calles me dirán a dónde ir
Viajo en un silencio que me dice:
“Es tarde! Muere, viejo cobarde!”



EL OLVIDO DE SI MISMO


1


Un charco me refleja

ante la distancia

más parecida a cualquier deseo.

Pero de pronto

siento muy de adentro, muy vivo

todavía, la conciencia

de estar escribiendo

y de ser extraño en mí.

La avenida Emancipación viene a mi mente

porque hoy día estuve por ahí,

la avenida desierta y soleada,

ardiente en sus bordes,

frías en sus sombras,

blancas paredes que acompañan

el corazón cansado,

sí, cansado de lo mismo.

Ahora viene inmediatamente el puente Armendariz,

de noche, el Centro Cívico,

y todo se va.

Adónde me llevarán estas calles,

esta noche cuando ya no tengo deseos de estar

siguiendo a mi lágrima.

Y todo lo que amé también dejará de preguntarse

adónde, adónde, mi inconfesable amor,

te vas sin que puedas producir la sospecha

de quien te ama.

Creo entonces que la vida vida imita al arte.


2


Puedes soportar un hongo atómico,

puedes soportar la noche más oscura

y el deseo más solitario,

con paredes o calles, luces tocando

la garúa fosforescente.

No puedes soportar una ligera nube

pasando por tu ventana.


Puedes estar parado entre los puentes

que ya no soportan el tránsito,

puedes estar parado en una esquina

contemplando el viaje del avión

al no regreso,

el beso que se da el infinito

con los cables y sus líneas blancas

con toda su histeria.

No puedes soportar estar un minuto siquiera

en frente a una ligera nube

que se mira en una gota

suspendida en la hoja de la oreja de elefante

en tu jardín.



3


Hasta dónde has llegado,

y lo que pensaste es lo que suena en lo oscuro,

un ruido que es el corazón que te empujó

a caminar sin rumbo,

a dar vueltas por las inmensas fábricas

donde se despide la tristeza en la mirada,

con la misma mirada del polvo inerte de la avenida.

Un carro sepulta tu corazón,

un carro y una canción que hablan de nada,

la neblina que es una multitud,

la neblina que llora en las semillas

por la luz de las cantinas abiertas

hasta el amanecer,

la neblina que balbucea en el vidrio

de un microbús

y antes de quedarse dormida

mira un punto invisible donde muere el infinito,

la neblina que se corta las venas

y desde el puente

echa raíces en las sucias veredas,

rompe algunos huesos

de los que caen al cruzar la avenida

que no conduce a nada.


4


Quién sostiene el cielo de tu cansancio,

quién sopla el polvo

de la ventana rota, despide al pájaro

en el centro de su sombra

mezclada con la pared.

Un ojo mira el desnudo de la cama,

un cuadro parpadea

con escamas rectangulares,

elije un punto en el hermoso cuerpo

y lame su furor a la noche larga,

a la noche desequilibrada

que desconoce su barrera.

Tres larvas sostienen un círculo,

del círculo es que nace el amor

y el jadeo que produce su vuelta.

Pero en la yema dulce del universo

canta una cigarra,

susurran sus alas el seno de la oscura

muchacha de la mañana,

un sentido choca con su movimiento

y desenlaza la hipócrita unidad

de la palabra.



5


La luz muerta del bar no tiene sombra,

por eso es eterno este amor, este vacío,

el tiempo, los años.

La luz muerta de las calles es la prolongación de un corazón

que se esconde de su sombra.

Es difícil vivir bajo la noche, junto al mar,

junto a cualquier cosa: tú no sabías que el tiempo

escribía su anhelo en las cosas, y había un mundo

ciego entre los postes.

La poesía recoge a los borrachos de los bares de los puertos.

Tú, de ninguna manera, podías imaginar que el tiempo

se sentaba en la escalera, y llovía, y tú no sabías

que amabas esa lluvia que lo borraba todo,

el vacío, los años, cualquier cosa.



6


Un olvido se va con las nubes,

un triste olvido como los ojos de una muchacha

llorando en una calle,

la calle garuando en el olvido.

Otro olvido es el que tiene el perfil de los techos.

Se detenga, entonces, la turba infante para que sea fácil,

recontra fácil sujetarla de la nuca,

rebeldes con causa que fuman a oscuras

y planean un asalto.

Se ponga en un sitio visible dios que no sabe

lo que hace,

que los nudos sean desatados, que venga

el país más chico para que se coma al grande.

Todo puede ser posible para las palabras,

el poder está justo afuera.

En estas paredes

donde he visto una multitud en mí mismo,

entre el olor marchito de una cama

y un foco,

debo probar otra vez algo de muerte

con una cuchara,

un plato vacío

y el silencio que hace fría

la noche,

los zapatos,

el alma.



7


En estos días que se mezclan todos los sueños

entre el rostro tras el vidrio de un micro

y la llanta trasera de un auto

que se aleja a más velocidad,

esculpido el viento en cientos de ángeles de humo

con lágrimas que se impregnan en los pelos,

diciendo con la oscuridad de los ojos

todo un intento de quebrantar

el grito

desde la esquina donde se caen unos anteojos

hasta la inexpugnable parada de un cuculí

en el cable de teléfono,

pero si hubiese una posibilidad de retorno,

un movimiento que haga como si todo

retrocediese rápidamente

o como si lo que se presenta estuviera en dirección fija,

al centro de todos, de todo,

de mí mismo.

Ahí creo que podría ir.



8


Por el camino solo

voy arrancando la frágil quietud

del aire.

El puente bajo mis pies,

la vía de los muertos,

el ocaso

sobre los edificios desplomados.

Por el camino solo

me pregunto si existe la poesía

o si es la desintegración

de la materia

este viento que me azota.

La luz que todo lo toca

jamás ha tocado su sombra

que es el movimiento.

La noche es lo contrario

a este camino,

yo me pierdo por el camino

solo.



9


Hasta aquí he deseado,

hasta aquí me he ido matando

y sigo pensando

que la vida es una nube detenida en mi ventana

La sombra es mía,

pero la nube se va cada vez que la miro.

Podría callar en una delgada rama,

mirar desde esa altura una muchacha

cruzando la pista infinita,

las paredes que nunca acaban y donde dice fin,

por ese silencio donde se mezcla

el hueco del corazón

con el agujero de las nubes.

Cada universo señala su propia muerte,

separa su parte de vida en la meta que llaman

el salto,

el abismo,

como desde un noveno piso donde Dante

saltara para ver la Vita Nuova,

llena de ángeles,

un crepúsculo lleno de gente,

el Paraíso que revienta en el contacto

de su masa encefálica

con el infinito.

Y al fin hallar el Paraíso.



10


Me desgasto en las mañanas,

no soy como los árboles que cantan

sin molestar a nadie.

Me desgasto de aire,

de agua que se me escapa

en el viento eterno de un soplo,

sólo por eso, es decir,

por caminar por rectas veredas,

raspando con las uñas las rejas

y los años en una sombra

deslizándose en la misma pared

como un papel arrancado de algún libro

que le hubiera gustado escribir a Dios.

Porque Dios no frecuenta la tristeza

que surge en unas manos.

Me desgasto esperando en una calle con polvo

y gente, aguantando

a que se detengan como fantasmas no correspondidos

para poder moverme.

Sé que cada palabra es el infinito.

Sé que las palabras están como estrellas en una noche,

también son la luz de otros ojos,

los nuestros mirándonos en un mismo cielo,

quebrados de amor.

Provenimos de una antigua tristeza,

provenimos del canto triste

de las montañas del Perú.

Sobre edificios de gritos de alcohol,

vieja tristeza que se queda

mirando hacer el agua

de algún misterioso sueño, inexplicable, sí,

porque no tiene destino.

Las montañas, estarán

las montañas en el río,

sobre los saturados edificios ensangrentados,

flagelados, desmayados, inhabitables.

Sucede que cada vez estoy más lejos del mundo.

Me desgasto, cumplo todas las horas,

las vueltas que da el mundo.

Edificios donde camino.

Edificios que se elevan del trabajo

de los que sobreviven para morir,

aplastados por la sombra de los edificios.

En la tristeza del valle corre un río

donde ya no pienso en nada,

en la respiración de las montañas

voy subiendo tan callado como si aún oyese

las quejas de los edificios

sofocados, marginados,

censurados, reprimiéndose en nubes letales.

Ellos marchan solos al ocaso.

ellos cumplen las horas

y no desperdician ni un segundo.

Ellos son útiles, marchan solos al ocaso.

Me ahogo en los edificios,

comprende que me ahogo

en la pista que se lleva a las almas

políticas de amor,

me ahogo en el crepúsculo

que se pinta sobre el horizonte de edificios.



11

El mismo viento de noche que levanta
una hoja de periódico del suelo iluminado

por el poste de luz amarilla, es la poesía.

Un charco que me refleja ante la distancia más lejana

al deseo, es olvidarse de sí mismo,

es también entregarse como algunas estrellas

en los desiertos donde nadie las mira.

¿Qué prisa hay entonces en estas estrellas

por arrojar su luz a los ojos de quien sopla

sólo palabras sin poder opacar la luna?

El que transita por lo mojado o por la madrugada

cubriendo su pecho, calculando las esquinas,

los postes repetidos como corazones.

El que siembra sus lágrimas en todos los cuadrados de vereda

o la señal que le devuelve la neblina,

cuando se equivoca de puerta y se entra al aliento

de su propia boca.

La poesía es escribir por la gracia del paso de las nubes

en un vaho que no deja ver la calle donde nadie viene.



12


Toda palabra es una realidad.

Alta es la noche donde cae la angustia.

Ser en otro como ser en sí mismo.

En cada instante muero,

en cada instante soy otro.

La poesía se desdobla en infinitas posibilidades.

flor, semilla,

el agua por esencia transita como la memoria,

pasa por una avenida, y queda el tiempo de mi espera.

¿Pero qué palabras conforman

lo que significa un poema?

Todo tiene un punto de vista,

un punto en la vista que desaparece y aparece.

Sólo cambia la idea, lo que no existe.

El viento lanza su espina en el nervio extraviado.

Furtivos goces arrancan mis cabellos.

Así es el camino en las palabras, siempre otro lugar.

Férvidos gatos lamen mi sudor pétreo, allí.

Cuando duermo crecen raíces negras de mi cuerpo.

Sueños mullidos, lacerados por una garúa bonancible.

Noche tras noche, acuno mi desesperanza

con un siseo vil.

Blandidas las formas del deseo,

Las paredes del paraíso oscuro detienen mi aliento.

Quizás híbrida, quizá patética,

quizás inflexionada la luna me cobijará

en su habitación.

Ella mi alba, yo el arco

que dispara el mito de las palabras.



*

lunes, 4 de agosto de 2008

POEMAS DE JULIO CESAR ARCINIEGAS




Julio cesar Arciniegas es un poeta de la estirpe de Aurelio Arturo; vive alejado del mundo en su finca cafetera del Tolima, cultivando una poesía densa y compleja, en donde la naturaleza ocupa lugar primordial. Es en ese diálogo permanente entre este poeta de montaña y ribera, de hondonada y guadual, de piedra y barro,  establece una comunicación con su entorno barroco y vegetal. El poeta inmerso en microcosmos de criaturas vivas que viven y mueren dentro de unas coordenadas extensas, canta a la vida y a sus manifestaciones.

Los textos de este poeta por momentos alcanzan la luminosidad dorada de las copas de los árboles en los estíos de esas hermosas tierras del centro y sur de Colombia; otras veces adquieren ese musgo verdoso de los árboles que crecen en esas vigorosas montañas. Arciniegas es un poeta culto, que ha bebido en las fuentes clásicas de la literatura universal, los ecos de los grandes autores y poetas se pueden ver reflejados en sus aquilatados versos que pule con la meticulosidad de los artesanos.

Premio Nal. De Poesía Porfirio Barba Jacob 2007. y finalista del concurso Nal. De poesía revista PROMETEO 2008.

Aquí una pequeña muestra de su trabajo.


2 POEMAS DE UN LIBRO DE HOMENAJES Y 4 POEMAS DE UN BESTIARIO:



CESAR VALLEJO

Tras el lavadero negro esta la herida de los jueves


El pobre aguacero destilando las cruces


La curva de un posible pan cosido a su sed


Siempre el hermano perdido en los maderos


El dios que amanece abriendo las alas de su salario


Acarreara tardes en la suerte tus llagas


Sabe a tempestad, a tierra sin andar


A un árbol que se aparta del camino


Donde El llevo cada palabra a las frutas amargas


A los bueyes que no saben algo terrible

Se acuerda de algún enfermo


Es muy duro cavar donde busca los otros lados del asombro


Apoyado en tus huesos logras mostrarnos el encanto.


Lo más húmedo de las orillas que no conocen la deslealtad


Solo sabes el idioma donde escribiste el cuerpo


Tus labios ataron el nombre y ahora zurce una cosecha que se ha quedado sin el beso del alba

Un aire barre sus tejados


Aun oigo su sangre comida por el frió


Y tus ojos cansados de haber sufrido tanto


“miran la novia que algún fue su madre”



VICENTE HUIDOBRO

Hay quien rebasa corrientes a una altura en que no se agotan las aviaciones ni las imágenes trazan el momento del temblor.


Con un aire lleno que cae a un astro enrodado en los huesos


Un cielo que ha comprendido sus formas


En un eterno retorno Alos limites donde esconderse en la muerte es la lengua marchitándose atando las afueras de un miedo de nocturnas procesiones


O que caigan las catástrofes de un planeta mordido por la permanencia


Donde hay nausea sideral en los habitantes de los sueños


Hay quien recrimina las congojas


La única verdad es el dolor


Las trampas lujosas para pasar las constelaciones


O los descolgados del vértigo donde combate las altas luces con cabeza de un mar sapiente


Los espacios fulminan un deseo de estos sistemas fatigados donde desnudar estrellas es oficio de poetas.


COCODRILO


Como criaturas que arrastran el agua

Estaba sin poderse mover

Con la duda de ser un monstruo

O que su sarcasmo nadara hasta la orilla de dolor

Desde el impronunciable aguacero

La pupila de crueles desgarrones

Fuera de la necesidad,

De la expansión de la ira

Afinaba la presa sucia de lodo,

Con la impresión de las heridas

Que se rescatan en oscuridad.




SERPIENTES


Repto entre estruendos y prolongados placeres del sol

Donde el mar salda las glorias de las construcciones,

Bajo sus turbadores anillos,

Recubierta por las mil efusiones del barro

Vaga encerrada en sus venenos

Abriendo la interrogación

Como la hidra “emisaria del deseo"

Cruzará el negro jarabe de las cubiertas


CANGREJO
Alejose en brazos de una oscura venganza.

En espera del momento preciso para volar

Cuando duerman las guardas de los remolinos.

Alejóse de los ojos adormecidos

Por el negro devenir

Que cubre las inmundicias,

En una noche inhumana

Retrocediendo la ira

Entre la soledad y las tinieblas.




PIOJOS


En tanto expandan los abismos,

Sorprendidos de ese sol

Que se pondrá sobre los ángeles caídos

Insensibles a las progenituras

O purismos con su sonido de apóstrofe

Justo en los a designios de ser libres

De pensar en sus fastidios

A una sangre que adoran

Donde estará asegurado su reino de suciedad.

viernes, 1 de agosto de 2008

DOMINGO DE LLUVIA Y OTROS POEMAS DE HENRY POSADA LOZADA



Escritor, poeta, ensayista y comunicador social, el poeta losada Pozada es uno de los escritores que se hizo presente en el pasado Festival Internacional de Poesía de Medellín. Aportó, ademas de su calidez humana y su estupendo humor, su ejercicio de cronista radial con una serie de entrevistas con poetas de todos los puntos cardinales de la tierra. Estos se transmitieron desde su programa "Tintos y Tintas" de la R.U.N. que se trasmite a toda Colombia en la onda 98.5 F.M.
Aquí una muestra de su poesía.
y un link a su blog.

http://escarcela.blogspot.com/

DOMINGO DE LLUVIA

Como agujas invisibles ésta lluvia


de domingo hiere mi corazón,


el ángel de la mañana hunde


su rostro, y llora en silencio.


He perdido el último tren este


domingo de lluvia, y no hay puerto


en éste pueblo, que cuelga como un


brazo cansado de la empinada cordillera;


no se escuchan aquí las marimbas de la Habana,


ni el mar juega como un niño contra el malecón;


no zarpan barcos de éste pueblo, aquí sólo naufragan las


ilusiones en los hondos despeñaderos; No se oyen arrullos negros,


ni las mujeres mueven sus caderas, al son de bongoes y clarinetes,


aquí sólo se escucha el lastimero


aullido de los perros en los lejanos


valles del desconsuelo.


Llueve, algún poeta dijo que


la lluvia fue el piano de su niñez, hermosa metáfora,


aquí todos los domingos


llueve, hoy más que nunca


el agua se empoza en el alma


y una bandada de aves huye


de ésta tierra de nadie,


donde el tedio asoma su inmundo


hocico hurgando en el pecho.


Hoy es domingo de lluvia,


un río ciego y espeso atraviesa


en silencio éste pueblo, aquí vivo hace años,


otros domingos recuerdo, había música en éste pueblo,


el ángel de la mañana abría sus alas, y “sobre los techos


se extendía un manto de sol desgranado”,


la dulce música de las cocinas, donde amorosas manos,


hacían el fuego de la vida, llenaba de voces el aire; El


tren se hundía en la cordillera con su aullido metálico,


y como una crisálida,


el domingo mostraba sus alas multicolores, embriagadoras flores


colgaban de los balcones,


el mañana era un pan recién horneado. Llegaron los heraldos negros,


y ahora los ahorcados me miran inmóviles


desde las lejanas orillas de la muerte....Y ésta lluvia de domingo


que como un cáliz amargo quema mi garganta.






MADRE

Un sanguinario Dios, quiso que fuésemos extraños, Madre,


perplejo veo cómo el transcurso inútil de los días,


levanta una pared, un inmenso iceberg, que ahoga


mi voz, impidiéndome retenerte.


Con que desesperación grito tu nombre...


pero ya no me oyes, mil paredes impiden


mirarte una vez mas, Madre hay lunas


rojas en el blanco desierto de mis noches, habito un


planeta solitario, donde como afilados cuchillos tu


recuerdo hiere mis ojos. El murmullo de tus pasos solitarios


en la casa entristece las tardes en ésta


extraña ciudad, donde inútilmente golpeo


puertas y ventanas, reclamando


lo que no se me dará jamás.


Madre, el miedo y su rostro de medusa, vigila...


La noche sigilosa lame la puerta de mí casa,


hordas de fantasmas la rodean,


el reloj, sobre la mesa inicia su lento, implacable y


desesperante aullido.


Madre, soy un niño que horrorizado mira el futuro.


Madre, las señales que me diste no existen:


del agua que dijiste calmaría mi sed, está turbia,


un extraño color hay en ella, obscuros hombres la


envenenaron; La guerra ha marchitado el trigo, y en


los campos como un mal presagio,


los perros huyen de las casas, las noches son largas y


desoladas. Aquí los cielos son de tierra, un ángel


exterminador recorre las calles, yo lo miro a través de las


hendijas de mí ventana, temeroso de su dedo señalándola.


¿Cómo me pregunto habré de multiplicar los panes


y olvidar para siempre la larga miseria de éstos años?






MERY “LA BOACHA”.


Todos me conocen como Mery “la boacha”,


por la dificultad que tengo para pronunciar


bien las palabras, las pocas que sé. . .


conozco éste barrio, sus noches donde


el viento aúlla, trayendo presagios de muerte,


he trabajado en “el arañal”, donde “la ñata”,


Mery “la gorda”, Gloria “la chimba de oro”,


bueno, en casi todas las cantinas, donde por


unos pesos, hombres de todas las pelambres


dejan esa cosa viscosa y repugnante sobre mí.


Cuando estoy triste bebo, hasta perder la


razón, y Don Anibal, para ahogar mis penas,


me complace con Jorge Negrete, “gaviota traidora”,


o con tangos de Gardel, Oscar Larroca. . .

Desde mi ventana he escuchado


el sordo rumor de la muerte, los gritos desesperados


de los condenados pidiendo clemencia: “pabuza”,


el hijo de Alba, que bañaba y peinaba cuando niño,


había sobrevivido a las balas oficiales,


en madrugadas sangrientas, cuando el duende del sueño


caía con la pesadez de un candado oxidado,


hoy yace como un perro moribundo sobre la calle


desierta; Unos gimen de rodillas, los contemplo por la hendija


y se me sobrecoge el corazón, cuando las armas vomitan


fuego sobre ellos; La otra noche en la esquina del “arañal”,


fusilaron a cinco ó seis, las Madres gritaban cubriendo


con su llanto los cuerpos, y encendiendo velas cuyas llamas


lamían el infame paredón. . . . Uno a uno, han desaparecido,


he visto sus lápidas, a una cuadra de aquí, está el cementerio


atroz coincidencia. He soñado que camino sobre sus huesos,


Sus cabellos, sus tejidos, sobre ríos de sangre. Este barrio, es


una fosa inmensa, desde donde miran los ojos de sus muertos,


yo, vivo ahora en “quebrada negra”,en compañía de mí hijo que le


dio la “polio”,y mi hija, que me ha dado tres nietos,


del barrio, sólo tengo recuerdos. . .
















HERIDA 1

El rojo y alto cristal de la noche se rompió


entre sombras, gimiendo se movía, de nuevo, la violencia acechando,


sus innumerables y monstruosas cabezas reclamándome en la noche,


lamiendo mis heridas, mordiendo con indulgente prontitud, los huérfanos


costados, clavando sin piedad su afilada lengua, en el frágil corazón.


la guerra equívoca, obscena, hermana espúrea de la miseria


extendiendo sus brazos, exhalando la agria fetidez de su axila,


instaurando su largo y frío reino de molicie,


endureciendo el pan, humedeciendo con sus lenguas, el amparado


cobijo de los pobres. Atroz devastación de la guerra,


sus huestes sanguinarias erigen la ignominia, levantan el


incestuoso imperio del hambre, envenenan la leche de las Madres,


enceguecen de odio los hermanos, y como el cólera, la peste


bubónica, las pústulas venéreas, los delirios del mordido de víbora,


las heridas purulentas del leproso, siguen implacables


“los rumbos minuciosos de la muerte” . . .


¡Ay violencia que tu voz no reclame más el espeso y silencioso río de mi sangre!!!





POEMA DE LÁSTIMAS A LA MUERTE DE ANTONIO SIERRA“La vasta, populosa muerte”
J.L.Borges


I

El rojo y alto cristal de la noche se rompió


sin que lo supieras, niño sonámbulo en la


furiosa


noche de la helada ciudad.


¿Hacia donde frágil arlequín


los corceles de la noche, te llevaban?


¿En que abismos tus ojos orbe misterioso, sucumbían?


¿Qué imágenes imposibles trazo tu mano, en el brevísimo instante en que la


alta catedral


de cristal caía cercenándote?


Sobre el pavimento, en la anónima calle,


despedazadas


mariposas en tus sienes. Un río espeso y


tembloroso penetra los vagos


intersticios de la noche.


En la ventana iluminada Modigliani,


contempla la escena pavorosa.


II

Infaltable la muerte acudió a la cita


impostergable aquel sábado de junio:


fuiste en la mañana a tu taller,

era costumbre.


Contemplaste en la claridad de la mañana,


aquellos símbolos que entretejiste desde


siempre,


agregaste una línea al vasto tejido de tu vida


y pensaste en aquella espléndida frase


de Bacon:


“El pintor debe coserse la boca y expresarse


con las manos”.


Ahí en tu estudio, aquella mañana supiste


con certeza,


que aún en medio de las más penosas


dificultades,


esa trama de signos, grafías y símbolos,


que alguna vez estremeció mi entendimiento,


era lo único verdadero.


En la sucesión infinita de los días,


debiste concluir lo que alguna vez


empezaste, así me lo dijiste: “Tengo poco


tiempo”. Y reemprendías tu labor con la ferocidad del


que se le agotan los minutos.


una lenta y minuciosa lluvia cae


sobre la ciudad y moja impertinente


los caracteres de tu nombre, sobre

la blanca lápida. Las flores mustias que un


desconocido


dejó ayer, yacen olvidadas en el frío panteón


bestia moribunda de la tarde que débilmente


se queja,


cuando los hombres ausentes y vacíos,


regresan o se extravían en el oscuro


laberinto de las calles.


Bogotá, Junio 24 de 1999